Causas de la renuncia a las herencias

A lo largo de la crisis económica que España ha sufrido en los últimos años y aún con la economía un poco más recuperada, se han visto una gran cantidad de casos de renuncias a herencias. La renuncia a la herencia es el no recepticio, inter vivos, voluntario y libre, que se realiza de forma jurídica. En este post te explicaremos las causas por las que alguien puede renunciar a su herencia y de qué manera puede hacerlo.

Las deudas superan los bienes

La principal causa de una renuncia de herencia puede ser porque el difunto tiene más deudas que bienes. En caso de que el fallecido tenga deudas existentes, estas también se heredan. Si estas deudas son mayores que la herencia, cabe la posibilidad de que el heredero renuncie para evitar que las mismas se pongan a su nombre. Que el propio heredero tenga deudas también puede ser una causa probable de renuncia de una herencia, ya que, los bienes que este herede probablemente se transferirán a los acreedores.

El pago del impuesto de sucesiones

La segunda causa por la que los herederos decidan renunciar a una herencia es la imposibilidad de pagar el Impuesto de Sucesiones o cualquier otro impuesto necesario para recibirla (como, por ejemplo, el Impuesto Municipal de Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana). Estos impuestos dependen de cada Comunidad Autónoma, siendo en ocasiones un importe bastante caro. En otras ocasiones, los herederos pueden renunciar a la herencia también porque aceptarla supondría afrontar unos gastos considerables.

Un ejemplo de esto podrían ser obras en una vivienda. Para renunciar a una herencia, lo primero que debe ocurrir es que el testador fallezca, ya que, antes no podemos hacerlo. El segundo requisito para renunciar es hacerlo de forma explícita. En caso de que no seamos el único heredero es muy importante realizar la renuncia en un plazo de 30 días hábiles.

Cuando se debe realizar la renuncia de una herencia

La renuncia debe hacerse, además, antes de que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones prescriba. De lo contrario, seremos herederos consumados. Y si esto ocurre, tendremos que pagar igualmente estos impuestos si queremos renunciar a la herencia. Es muy importante tener en cuenta que no podemos renunciar solo a una parte de la renuncia, sino que, si decidimos renunciar, deberemos renunciar a todo. Por último, es importante que sepas que la decisión de renuncia de la herencia es una decisión que no podemos retirar y es totalmente irrevocable. Antes de tomar esta decisión debemos reflexionar sobre si es lo correcto y qué es lo que nos conviene.